Me he trasladado! Redireccionando...

Deberías ser trasladado en unos segundos. De no ser así, visita http://www.manueljabois.com y actualiza tus enlaces, gracias.

lunes, enero 26

Malkovich

Yo no sé si soy Anxo Quintana, porque he flaqueado siempre en las cosas de la identidad, aunque sé que hay mucha gente que lo es y aún más que aspira a serlo. Hubiera estado bien ser Beckham, qué sé yo, o Woody Allen. Pero la nación exige, y denantes mortos que escravos por mucho que alboroten las mujeres. Miren el vídeo del BNG, en el que aparece Quintana como un Espartaco de elegante traje sin corbata entre sucios esclavos: un Espartaco Santoni. Hay cosas que no encajan, pero en la imperfección está el encanto y además se trata de la primera obra audiovisual madura, aunque tendrán que hablar los críticos, de Antón Reixa. Por lo demás, cualquiera que tenga dos dedos de frente sabe que cuando el profesor se da la vuelta después de un gomazo y pregunta quién ha sido, la clase entera, ceñuda, señala al culpable. Y si resulta que por un extravagante ataque de dignidad todos somos uno, lo primero que se hace es subirse a la mesa, que eso lo tenemos muy aprendido. De momento algunos aún andamos buscando la gatera por la que colarse para ser Anxo Quintana y meterse en la complacida barba del líder, como aquel Cusack feliz que encontraba la prodigiosa manera de ser John Malkovich. Cómo ser Anxo Quintana: gobierne también usted el departamento.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

"O SXG denuncia os despedimentos no Qué! e no Diario de Pontevedra"

Aquí ten vostede un bó tema para amosar o seu espírito crítico, transgresor e independnetes

M. dijo...

Xa vai sobrado vostede dese espírito crítico, transgresor e independente escribindo desde o anonimato. Pero home, máis espírito transgresor tería vostede se lle fose a un columnista de El País ou El Mundo a pedirlle que lle meta merda a eses xornais desde as súas propias páxinas. Non lle chega tanto a transgresión?

Arrierito dijo...

Vaya, ya están de nuevo con el festival del humor en esa ejemplar empresa.Diario de Pontevedra organiza despidos regularmente cada cuatro o cinco años, con crisis o sin ella.El personal que puebla esa redacción en vez de apoyarse andan a cuchilladas entre ellos. Son muchos los que se las dan de listos y creen sus cuellos asegurados a todo riesgo.Cuando despiden a otros compañeros se ríen pensando que nunca les tocará... Creen, los muy ingenuos, que cuando tengan la edad de la jubilación sus jefes les van a dar una medalla por los servicios prestados. En fin,una lástima.

M. dijo...

Estoy de acuerdo con usted en algunas cosas muy puntuales, pero hombre, váyase a la web del Diario que tiene también comentarios abiertos.

SPQR dijo...

¡Ya estaba usted tardando!

Veo que nunca se escribe a gusto de todos. Yo esperando esta columna y otros… Es lo que tiene el estrellato, M.

M. dijo...

Si esto es el estrellato, amigo SPQR, qué clase de caída me espera!