Me he trasladado! Redireccionando...

Deberías ser trasladado en unos segundos. De no ser así, visita http://www.manueljabois.com y actualiza tus enlaces, gracias.

lunes, noviembre 24

Superficie

Sucedió en Canal Sur y la anécdota ilustra una civilización y su nostalgia. En un debate sobre el amor, una joven pidió la palabra: “A mí mi madre, desde que era shiquitiya, me decía: ‘Niña, que zepa que tú aquí [agarrándose con brutalidad la entrepierna] tienes los shoshosientos millones”. Tenía razón, pero eso ya es lo de menos. Yo no soy de esa clase de tipos mohínos que van por ahí abominando de la belleza de las mujeres y enamorándose de severas profesoras de latín metidas en una bata rosa. Y nunca entenderé que se le mire a alguien con sospecha por decir que se casa por belleza o por dinero, pues desde la manzana (la primera moneda) el mundo ha ido progresando no por la lucha de clases, como pomposamente dijo Marx, sino por cositas más prosaicas. En este sentido, la decisión de una discoteca de sortear unos pechos saltarines es la medida de la modernidad, y el escándalo provocado la medida del integrismo. Lo que aún no sabe la izquierda puritana cuchi cuchi es que conflictos como el vasco acabará el día en que las discotecas de Bilbao sorteen penes de 40 centímetros. Miren: entre los derechos humanos hay uno irresistible: el derecho al ser (no al ser heideggeriano, sino al ser antirretórico que decía Plà: “Lo más profundo del hombre es su superficie”). ¡Si hasta Cataluña, según aquel histórico borrador de su Estatuto, ha modelado un paisaje!

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Ay, la superficie....tanto se pone usted romántico como superficial, así da gusto. Aunque a la hora de la verdad yo creo que ni una cosa ni la otra...le veo más en pantuflas delante de la pantalla del ordenador buceando de tema en tema, empapándose de datos, pero...Para ser bohemio le falta pasearse por el lado oscuro, mezclarse con la gente con historias , robar besos furtivos a mujeres con minifalda, cometer irresponsabilidades sin sentido de culpa...Tiene madera de héroe de nuestra época, pero le falta la convicción de poder vivir la vida como le plazca. Si además de escribir usted viviese un poco más ,sencillamente resultaría apabullante.

Un saludo de un gran admirador suyo.

M. dijo...

No diga tonterías, hombre.

Anónimo dijo...

Le aseguro que el tipo este, M, ha hecho todoeso y más. De un Anónimo a otro.

Anónimo dijo...

Traslado aquí el comentario sobre "Reyes" y el ajedrez, con su permiso, porque creo que lo merece. Un apunte importante, que veo que aquí de ajedrez no se sabe mucho. En ajedrez el último objetivo no es destruir nada y mucho menos asesinar al Rey. Al Rey en ajedrez se le "captura". Se trata de un juego muy cortés. Sobre lo de destruir el imperio, es decir, hacer una escabechina con las piezas del contrario, bien, pues sería ajedrecísticamente hablando "una cafrada" o barbaridad, como prefierea. Se demuestra mayor valía que el contrario cuando se lograr vencerle con el menor esfuerzo posible. Es decir, un jugador que gana economizando en capturas y movimientos demuestra ser muy superior. Un tipo que vence al otro despues de masacrarse mutuamente lo que demuestra es que es un mal jugador o que ambos son bastante torpes. Repito: El ajedrez es un juego de caballeros y se prima la cortesía.

Anónimo dijo...

Querio primer anónim@, fallas más que una escopeta de feria.

M. dijo...

A montar plebiscitos a casa de Dios.

Anónimo dijo...

Polémicas aparte lo de ir de bohemio por la vida no es como para admirarse tanto. No deja de ser un niño pijo con dinero que se "disfraza" de pobre y de tirao, o de Che Guevara, que de todo hay, para en el fondo hacer lo mismo que hacen todos los capitalistas: Follarse a los pobres.

M. dijo...

Por fin alguien con un poco de cabeza.

Otro insomne más dijo...

Panegírico del bohemio de nuestros días:
Tener tiempo, y más, para poder extraer datos y reflexiones de mil informaciones de pantallas, periódicos, libros, magazines, conversaciones, frases oídas, o aun recordadas...reflejos de la vida en loca espiral submergente: Memoria reflectante real.
Pasearse por el lado lúcido en pantuflas,loureedando aun a costa de ser medio oscuro.
Tener historias que contar cuando ya no queda casi nada por contar.(O eso nos parece a los simples vividores de historias).
Robar voluntades sin certera voluntad, incluso de mujeres que ya no pueden usar minifaldas.(Que decir de los hombres en edad de merecer!)
Responsabilizarse o irresponsabilizarse de todo lo que nadie dirime, escribir en estado de gracia dipsomaníaca y culparse por ello sólo a uno mismo.
Perfecta culpabilidad de buen vividor y librepensador finisecular...sin ninguna culpa.
En fin, somaticemos un poquito:
Cochina envidia, apabulla lo que escribe este bello ejemplar de sapiens viviendo estrictamente 30 años justitos, ¿no le parece, gran vividor a nón nimo?

M. dijo...

Enchanté, Monsieur.

:)