Me he trasladado! Redireccionando...

Deberías ser trasladado en unos segundos. De no ser así, visita http://www.manueljabois.com y actualiza tus enlaces, gracias.

viernes, noviembre 3

Peligrosos

"Está escrito que alguien, en cualquier circunstancia, llegará un día hasta tu frente y te llamará fascista. Te lo llamarán en la oficina, en el aula, o en la cama. Tú quizá estés, como yo, en torno a los cuarenta años, y cuando lo oigas también buscarás al cabrón con la mirada, sin hallarlo. Entonces te sentirás un Villar Palasí o un GarcíaValdecasas. Al reponerte, copiarás estos versos: ‘Fue un verano feliz. / El último verano de nuestra juventud’.

Ahora bien, voy a darte un consejo, ya por viejo: procura siempre que los que te llamen fascista sean un grupo de niñatos subvencionados, que no se pagan la bandera ni las bombas fétidas; unos niñatos eximidos por la autoridad máxima del gobierno: sus lactantes; procura que quien te lo llame sea el poder, aun en su versión de falange y muchachada; fascista serás, pero en la intemperie.

No sabes cómo rejuvenece”.

La democracia en Cataluña, como la democracia en el resto de España (la democracia capitalista: tampoco íbamos a pedir la democracia real, si alguien la ha visto por ahí) pasa a veces por leves achaques sintomáticos. En Cataluña es común la persecución sin tregua de los intelectuales inorgánicos cuando son invitados a dar una conferencia en alguna Universidad, o a aparecer en público en tal sitio, o en éste otro. Es una persecución fanática que incluye bombas fétidas, gritos y, cuando la cosa se anima, collejas y patadas. Hace ya siete años Arcadi Espada escribió un artículo memorable (Episodios en la vida de un hombre, en Quintacolumnismo -Espasa, 2003-) acerca de la primera vez en su vida, en la Universidad Autónoma de Barcelona, que alguien le llamó “fascista”. “Fascista serás, pero en la intemperie”, escribe al final.

Estos achaques, que no son producto de la edad sino de la educación, y la pegajosa lluvia nacionalista que ha terminado por agrietar no ya la actualidad política, que poco importa, sino la convivencia, fue suficiente para que un grupo de personas crease una plataforma ciudadana de postulados de izquierda y visceralmente, hasta la provocación, antinacionalista. El desencanto caló en aquellas filas: el desencanto con la izquierda socialista catalana, que recogió la siembra y el fruto del pujolismo no para erradicarlo, sino para florecerlo al compás del silencio oficial decretado a la oposición social y el exterminio subterráneo de todo lo que oliese al PP: entre Acebes y Losantos se lo pusieron muy fácil.

De ahí Ciutadans, el partido de la ciudadanía. Probablemente uno de los más grandes achaques que la democracia ha padecido en España se haya producido ahora, en su juventud de 29 inviernos (el último invierno de nuestra juventud), con el apagón brutal que esta formación política sufrió durante la última campaña electoral en Cataluña y, en menor medida, Madrid. Se acordó Boadella en uno de los últimos mítines de Francino, Barceló y varios más que obviaron / despreciaron al candidato desnudo / invisible. Fue un silencio tan espeso que ayer Francisco Rodríguez (BNG) dijo en Santiago que Ciutadans es el partido “de El Mundo y la Cope” por el mero hecho de ser los dos únicos medios de importancia que han informado de esta candidatura, probablemente en el único servicio democrático que han hecho a la sociedad en los últimos diez años. Se trata, la de Rodríguez, de la clásica ignorancia de quien no ha estado ni de lejos en el meollo / cogollo, de quien no sabe de dónde ha llegado esta marea: de quien no ha pisado un día tan sólo el blog del propio Arcadi Espada, al que el miércoles en 59 segundos le dedicaron la mitad de la tertulia. Por eso también calificó de “peligroso” que haya entrado este partido en el Parlament. A Rodríguez, que brindó ayer por los 48 escaños de la derecha cristiana y xenófoba de Mas y Pujol, le ha parecido peligroso que entren tres diputados de la izquierda laica en el Parlament: el peligroso es él.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tienen mucho miedo y eso los hace peligrosos, estos nazionalistas.

De todas formas acabarán pasandose y esto irá en su contra.

Ayer ya hubo una agresión a un estudiante partidario de Ciutadans en la Universisas Autonoma de Barcelona.

Son los Guerrilleros de Cristo Rey que han resucitado. ¡Y encima dicen que son de izquierdas!

Zapatero estas montando un follón que va a hacer historia.

Anónimo dijo...

Fascistas o defensores estupidos de un bustamantismo local heredado de nostalgicos independentistas??
Me ha gustado mucho el articulo. Desde Italia tienes ya un pequenho grupo de fans. Mi companhera de piso es una de ellas. Esta aprendiendo espanhol gracias a tu blog.
Serafin Alonso

Anónimo dijo...

Ser nacionalista agora é delito.
Eu son nacionalista galego como foi Castelao no seu día é non me considero fascista xa que loitei contra eles pola miña idade.
Un saúdo,dun NACIONALISTA GALEGO DE 78 ANOS

Lulú dijo...

Pero segues sorprendéndote coas declaracións da xente do BNG? Insisto no do outro día: onde te quedaches, Manuel?

De todas maneiras dicir que Ciutadans é un partido de esquerdas non é exacto. Existen moooitos matices. Albert Rivera dicía hai pouco que renegaba das ideoloxías tradicionais, unha postura moi cómoda para quen pretende captar votos de todos os lados. El mesmo tamén dicía no encontro que mantivo cos lectores de El Mundo: "En nuestro ideario recogemos la tradición socialdemocráta y liberal".