Me he trasladado! Redireccionando...

Deberías ser trasladado en unos segundos. De no ser así, visita http://www.manueljabois.com y actualiza tus enlaces, gracias.

domingo, noviembre 5

Verdad

En Lobo, la primera película producida por El Mundo, los etarras entrenaban por la orilla de una preciosa playa vasca, tipo Baywatch, mientras uno de ellos, el topo, se disculpaba un segundo para acercarse al paseo y pasarle información a un agente secreto con gabardina, gafas de sol y bigotito: un espectáculo kitsch que el periódico jaleó con entusiasmo. Quizás por eso ahora se estrena GAL, de la que sólo hay que citar la sinopsis: va de dos periodistas intrépidos que desenmascaran una trama de terrorismo de Estado protegidos por un director de periódico insensible a las presiones del Gobierno y emparentado con la Verdad. Nada se nos dice en una precuela del feliz apoyo que daba el director mediados los ochenta a ese terrorismo, y tampoco se espera secuela en la que se nos informe que años después se mostraría esta figura favorable al derecho de autodeterminación del País Vasco: la Verdad no exige parientes muy cercanos.
Bajo esa lluvia mediática, que amenaza ahora al séptimo arte como feroz instrumento de propaganda, se enfanga cada semana el proceso de paz, rebautizado por la derecha losantita como proceso de rendición. Ayer ETA lanzaba un comunicado que los medios interpretaron como suelen: dándole rango de cinco columnas. Lo curioso vino después: puestos a elegir versiones, la Asociación de Víctimas del Terrorismo elige la de sus verdugos porque “nunca mienten” y el Gobierno, en cambio, “sí miente a los ciudadanos”: exactamente lo que pasó el 11-M, atentado del que ya se pide entre el gentío una versión cinematográfica. Un directivo de la AVT, desesperado, daba ayer la clave de este thriller judicial posmoderno: “Si la verdad del 11-M no se sabe antes de las elecciones, no se sabrá nunca”.
La Verdad también tiene sus objetivos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ciertamente. Lo han hecho con el 11-S, pero hay que dejar pasar el tiempo para que la cicatriz se cierre e inundar las salas del Cinebox (a 6 euros por cabeza). Una buena peli seria la revelion de la vecchia Napoli con sus 3.600 muertos desde 1980; su ya mitico asesinato por dia; la 'Camorra' por todas partes... y la gente mangiando pizza y tortellini como si nada hubiese pasado. La proxima vez que me encuentre a Prodi en la Piazza Santo Steffano le dire que no intente ser 'Zapaterista' (que con buenas palabras no se soluciona nà)
Serafin Alonso

Lulú dijo...

Para min o 'proceso de negociación' é unha vergoña. O goberno e os medios de comunicación insisten en presupoñerlle a ETA uns argumentos que non existen dende hai moitos anos (e moitos mortos). Convertíronse nunha pandilla de descerebrados e criminais que deben ser tratados como tal. O rango que se lle outorga é iso: unha vergoña.

A min vendo 'Lobo' dábame a risa. Tamén é certo que teño unha 'carcajada' fácil porque cando se estreou a película e aparecía con guantes e chaqueta de cuero o auténtico Mikel Lejarza polas cadenas de televisión coa voz distorsionada, partíame. 'GAL' vaina ir ver a nai de Melchor Miralles se quere. Comigo que non conten. A min xa me chegou ler o diario de rodaxe que foi escribindo Jordi Mollá para 'El Mundo'.
O outro día Pedro J. soltoulle a un reporteiro do 'Caiga quien caiga' que por qué había programas de televisión que só facían preguntas estúpidas. Eu o que me pregunto é por qué hai peña á que lle gusta gastar os cartos en paiasadas en vez de en películas.

PD. Ai, Fin, Fin, creo que con tanto italiano estás esquecendo a ortografía do castelán