Me he trasladado! Redireccionando...

Deberías ser trasladado en unos segundos. De no ser así, visita http://www.manueljabois.com y actualiza tus enlaces, gracias.

martes, septiembre 16

Ons

La leyenda dice que por el Burato do Inferno se oyen los lamentos de las almas condenadas en su eterno estertor pagando por sus pecados, y que en días de grandes tempestades el mar llega hasta allí batiendo las rocas y los aullidos son entonces interminables. A las dos de la mañana se corta la luz en Ons y bajo esa penumbra casi feroz adopta uno como ciertas las creencias, aunque sea con esfuerzo meláncolico. La isla va despidiendo el verano y en los últimos barcos del domingo sonaban gaitas, palmas y panderetas: sonaba la vida, en extraña ejecución. Algunas noches una procesión de almas en pena anuncia la muerte entrando a la isla por Punta Centolo desde Noalla a dejar el aviso y desaparecer evaporándose en el cementerio. No vimos a la Santa Compaña ni tampoco hubo entre nosotros testigos del amanecer pese al tierno empeño. A las doce de la mañana ya había gente en las terrazas de Checho y Acuña derribando cervezas y pocas horas después sonaban las voces y las guitarras. El sábado echó a rodar como una pelota de trapo: feliz, endémico, trasnochado. Como en cualquier isla hubo alcohol en exceso volcado en actitudes libres y complacientes: la estética irrenunciable de una vida en suspense. Hoy no son más de 70 las personas que viven todo el año en Ons aunque cientos aprovechan para acampar allí o alquilar una casa y balancear, también a su modo, el tiempo detenido. Pocas veces los esqueletos de los diablos del Burato do Inferno emergen a tierra y casi nunca ha podido ver alguien el desfile de las almas en pena. Pero el suministro de luz y agua es escaso y el generador de la isla abre a las siete de la tarde y cierra a las dos, así que las costumbres se ejercitan: también las hippies. Hubo luna llena y ese rastro de luz fue todo lo que iluminó el camino de vuelta a casa a las cinco de la mañana: una luna soberbia y grandiosa descolgándose allí mismo como un muñeco. A nuestra derecha subían más sombras y debajo, en el pueblo, se clausuraba el verano. Alguien trajo más botellas a la terraza y se decidió, pasada una hora, cerrar como fuera el Burato do Inferno y hacer desaparecer el espanto de aquellos lamentos condenados al fuego eterno.

8 comentarios:

conde-duque dijo...

Subtítulo: Homenaje a Cunqueiro y al alcohol.

M. dijo...

Fue un fin de semana a la cunqueirana manera. Imprescindible el alcohol para escuchar los largos lamentos del Burato (y acercarse, aunque no demasiado). Un abrazo y gracias por el enlace, Conde.

Julio Torres dijo...

Ver o buraco do Inferno impresiona un día normal, nin que contar un día de mal tempo. Aquelo debe ser a repera.

O que nunca entendín foi porqué as Illas pertenecen a Bueu se están en frente da praia de Bascuas (Sanxenxo). Digo eu que será o que Gibraltar ós ingleses...

Un saúdo, amigo
Carpe Diem

poo dijo...

Ay, ¡me encanta!

M. dijo...

É unha petición xa histórica do Concello de Sanxenxo. Vai da Wikipedia: "El municipio de Sanxenxo siempre tuvo pretensiones sobre la isla (basándose en motivos geográficos); de hecho, tras la creación de los municipios modernos en el siglo XIX, la isla fue adscrita primeramente al municipio de Sanxenxo, pasando con posterioridad a depender de Bueu. Hoy día es un anexo parroquial de Santa María de Beluso".

PD: Poo!

Anónimo dijo...

menos mal que non é de Sanxenxo, solo pensar que faría Telmo alí sen a ley dos 500 metros!!!!!!!
MEDO ME DA!!!!

poo dijo...

m.!!!!
:D

Anónimo dijo...

ME hubiese encantando

eminem