Me he trasladado! Redireccionando...

Deberías ser trasladado en unos segundos. De no ser así, visita http://www.manueljabois.com y actualiza tus enlaces, gracias.

jueves, mayo 22

La derrota contemporánea

Un "tonto contemporáneo del siglo XXI", dirigente "inepto, antropófago y tiranuelo", estuvo a punto de ser presidente del Gobierno de España. No lo exigía cualquiera, sino el director de El Mundo, que curiosamente aplicaba ayer, en fascinante rodillo sentimental, estas definiciones a Mariano Rajoy (¡coño, haberlo avisado antes, que estuve a punto de votarle!). A un tipo que lo entrevistaba su americana, de tanta confianza que tenían, lo despacha ahora Pedro J. sin tibiezas. Han pasado dos meses desde las elecciones, y en estos fatigosos días el hombre sensato que había de encauzar España se ha convertido en patrón de tontos y aprendiz de tirano: un proceso camaleónico al que hemos asistido, atónitos, los españoles y los menos españoles. Para entender estas cosas hay que leer antes otras muchas, como aquella bíblicas páginas con las que Pedro J. obsequió a Rajoy, previo paseo nocturno por el casco viejo de Compostela. El Mundo, como media España, quería que Rajoy ganase las elecciones, pero con ser mucha, la otra media que quería que ganase Zapatero fue más. Perdido el juego de la voluntad popular, los periodistas adictos han decidido meter el bisturí en el partido que ellos consideran suyo, porque tienen la convicción (moral, dirían ellos) de que esos votos les pertenecen. ¿Quién si no ha levantado bajo espasmos al pueblo español con llamamientos a la sublevación cada día de estos últimos cuatro años? ¿Quiénes si no ellos han alimentado el cocodrilo del 11-M con hipótesis robadas de un guión de los Morancos? ¿Quiénes, en definitiva, han anunciado que Navarra se vende, España se rompe, las familia tradicional se extingue, los moros nos invaden, ETA nos gobierna y los homosexuales se reproducen entre ellos, sin atender a leyes naturales? Le piden poco al partido por el favor prestado: elegir la cúpula, los posicionamientos ideológicos y marcar el rumbo. Que se sirvan ahora de palmeros como María San Gil, Gustavo de Arístegui o la mismísima Ana Botella, peras y manzanas al fresco, es casi cómico. Si exigen meter sus manos con tanto desparpajo en el PP derrotado, moviendo sus peones con el colmillo retorcido, ¿qué hubiera pasado si Rajoy, en un error histórico que jamás se perdonaría, ganase las elecciones?

9 comentarios:

Dinintel dijo...

De todo este asunto de la deconstrucción del PP lo que más me ha impresionado ha sido la San Gil: Ella, adalid de adalides, siguiendo con su rollo, con su rueda de prensa para mostrar sus discrepancias, pese al Guardia Civil asesinado esa noche.

Da que pensar que ese muerto o ese momento no fuese más importante que darle caña al pobre Mariano. Ese día no, ese muerto no era lo más importante.

Me apena profundamente que no veas Telemadrid, es a-co-jo-nan-te...

conde-duque dijo...

Sí, es una pena que no veas Telemadrid. Es de las mayores vergüenzas que he visto, y eso que las ha habido gordas... Desde que echaron a Germán Yanke el olor a podrido sale de la pantalla. Es asqueroso.
Todo el día glorificando a "La Presidenta" Aguirre y machacando a sus oponentes (antes Gallardón, ahora Rajoy).
No se cortan ni un pelo.

Riforfo Rex dijo...

Yo aún no me explico lo que pasa. Como bien dices, hace unos meses no era un partido, era una pella sin fisuras, las famosa unidad de destino en lo universal.
De pronto se ha desmoronado hacia adentro, como los muebles comidos por la polilla o los muertos por los gusanos. Y aún no he escuchado un comentario racional que lo explique. Supongo que es pedir peras al carnicero. ¿Por qué esto no se ha resuelto con un simple y llano enfrentamiento entre candidaturas en el congreso del partido?

Reina de Palandria dijo...

Me gusta cuando hablas de política...de mi querido PP,que tantas alegrías trae a mi vida en en este mayo con su tan traída y llevada crisis.

pues si, menos mal que perdió las elecciones que si llega a ganar lo mismo se instalaba la redacción del Mundo en la Moncloa.

Bico.

M. dijo...

No me gustaría escuchar, efectivamente, a María San Gil el día en que un socialista provoque un cataclismo en su partido y haya, fíjate, un cadáver caliente en el País Vasco. "Supongo que lo que ha pasado hoy es el mejor indicador de las prioridades del PSOE y su desdén por el terrorismo de ETA. Les importa el poder, incluso dentro de su partido, y no el hecho de que hoy hayan matado a un inocente. No era ni el día ni las formas, y lo lamentamos profundamente. Blablablá".

"¿Por qué esto no se ha resuelto con un simple y llano enfrentamiento entre candidaturas en el congreso del partido?". Por postureo, por escenificar cada uno su poder: por sacarse públicamente la tranca y medirla a los ojos de su público. Esas intrigas palaciegas que tan cachondos ponen a los poíticos.

Respecto a Telemadrid, no la veo pero la huelo. La TVG de Fraga tenía más sentido del humor: ¡aquellos equilibrios de los presentadores para no citar la marea negra, Dios mío! Por no hablar de la noche electoral en la que perdió el patrón la mayoría: la TVG emitió una reposición de Se ha escrito un crimen.

erasmo dijo...

Cuando un país está asentado en una partitocracia más que en un sistema político de democracia moderna, es normal que pasen cosas como éstas. Lo que está sucediendo ahora en el PP, como hace años sucedió en el PSOE, es una lucha por el poder, por el control del partido. Esto es absolutamente normal y no debe preocupar, salvo a sus militantes.

En EE.UU, los partidos son débiles y fijaos la fuerza que tiene su sistema. El espectáculo de Obama con Clinton es encomiable desde el punto de vista político. Los dos pertenecen al mismo partido y nadie se rasga las vestiduras por los feroces enfrentamientos que mantienen. Sucede que en EE.UU se vota a las personas y aquí a los partidos, ni siquiera a los programas. Porque los programas, como decía Tierno Galván, están escritos para no cumplirlos. Además, quién los lee.

Si esto es así, entonces de qué democracia estamos hablando. Si votas a una persona tienes que conocerla antes. Por eso en los sistemas democráticos serios (EE.UU, Reino Unido, Francia o Alemania)antes de votar, un ciudadano sabe cómo es el candidato, qué piensa sobre determinadas cosas que interesan a la población, cuál es su religión o sus creencias, si las tiene o no, qué opina sobre determinados asuntos de política nacional o internacional, sobre valores, etc. Y no estoy hablando solo del candidato a la presidencia, estoy hablando también de los candidatos al Parlamento (alguien me puede decir para qué sirve el Senado en España). La calidad democrática en España es muy pobre como es muy pobre el nivel democrático de la población. Aquí no se votan personas porque el sistema es proporcional mayoritario con listas cerradas y con aparatos del partido muy fuertes que controlan a los candidatos. Ya lo decía Guerra, el que se mueve no sale en la foto. Recientemente le ha caido un chorreo a un diputado del PSOE por votar en contra de la disciplina del partido.

En España aún estamos votando ideologías, cuando las ideologías están muertas en nuestro sistema. Estamos en otra esfera, en otra democracia, que desde luego no comparto. Más preocupante que lo que está pasando en el PP es lo que sucede con la Justicia. Los egoísmos partidistas se la están cargando y aquí nadie dice nada. Bueno, se dice pero es como quien oye llover. No pasa nada, nunca pasa nada. Hasta se crea un Ministerio de Igual Da. El sistema judicial español es muy pobre, todos lo sabemos. Y si no hay justicia cómo vamos a hablar de democracia. A los partidos no les interesa la Justicia. Y me atrevería a decir que a los jueces tampoco.

Y de los medios de comunicación, para qué hablar. Esto es materia de otro comentario que algún día abordaré.


Suyo, E.

Versión08 dijo...

Decir que a los jueces no les importa la justicia me parece una opinión poco meditada.
Es como decir que a los profesores no les importa la enseñanza.
Sacar una oposición de juez es un trabajo durísimo que sólo se consigue por la ilusión de trabajar para el ciudadano y para las leyes. El colectivo de jueces es demasiado grande como para meterles a todos en el mismo saco. El juez se dedica a APLICAR la ley, ni la crea, ni la interpreta, ni la destruye. Y los jueces lo hacen con muy pocos recursos, como usted bien dice, y mucho retraso tecnológico y mucho colapso. Y echando horas que nadie les paga.
Es cierto que se están cargando la justicia, pero lo que queda de ella está soportado por los jueces y funcionarios que hacen su trabajo.
Por otro lado, no me interesa lo más mínimo cuáles sean las creencias de los candidatos o sus opiniones personales. Me interesa sobre qué y cómo van a legislar.

Tan leve... dijo...

"el hombre sensato que había de encauzar España se ha convertido en patrón de tontos y aprendiz de tirano"


Qué bien escribes. Genial burla. Me encanta :)

Anónimo dijo...

Usted mismo señor Jabois vertió alabanzas a Mariano Rajoy.