Me he trasladado! Redireccionando...

Deberías ser trasladado en unos segundos. De no ser así, visita http://www.manueljabois.com y actualiza tus enlaces, gracias.

domingo, febrero 4

Galescolas

A mí sin embargo me parece muy razonable que haya galescolas y que las galescolas sirvan para dar “unidade á imaxe corporativa dos servizos públicos de Igualdade”. No todo va a ser doctrina. Los chavales también harán publicidad de Vicepresidencia, que es de lo que se trata. Al fin y al cabo una de las más ridículas obsesiones del BNG en la Xunta es publicitar su trabajo mediante las más peregrinas prácticas: el ejemplo más brillante son las cuñas propagandísticas en la radio que nos atormentan con la coletilla de “o departamento que dirixe Anxo Quintana”. Miren: el departamento que dirige Anxo Quintana está consiguiendo unos objetivos muy loables y pone además en marcha una política de izquierdas que mira constantemente a los colectivos más desfavorecidos. Tiene sus cosas (su política fraguista de sentimientos con la tercera edad, por ejemplo), y apenas se despega de la ortodoxia espiritual del nacionalismo, pero a mí es una política que me gusta y que valoro. Lo que pasa es que está personalizada hasta el ridículo, y a fuerza de querer mostrar el mensaje lo que realmente están haciendo es ahogándolo. Con el diseño de los mandilones, baberos y sonajeros que se han sacado a concurso para decorar a los niños de las galescolas Vicepresidencia quiere elaborar productos para los centros de mayores y talleres ocupacionales. Quiere marcar la vaca con hierro caliente y llegar al votante mediante la lluvia fina de un diseño tipo ZP, fácilmente reconocible. Es la constante nacionalista en el Gobierno: estar pendiente hasta la obsesión de que el ciudadano sepa qué están haciendo ellos por la construcción nacional. En cuanto a la uniformidad, es para marcar terreno. Después de todo, los niños bien de los colegios de pago también usan uniforme. No va a ser casualidad, ya lo verán.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Galicia disfrutó en mucho tiempo del elevado privilegio poético de ser el fin del mundo. Su extremo era el Finisterrae, el más alejado confín de ninguna parte. Cuando los fanales romanos iluminaron por fin esta tierra perdida en la noche de los mares atlánticos, todos sintieron que se había hollado la porción más remota de la tierra, por orgullo y por verdadero afán de poseerla. Más tarde, ya en la Edad Media, se produjo uno de los fenómenos más asombrosos de la civilización occidental,al prevalecer un ambiente universal en la gran tarea de promoción del Camino a Compostela. El Camino fue una de las máximas realizaciones históricas en ese ideal de convicencia sin fronteras, basado en la doctrina general de la unidad fundamental del género humano, que tan grata sería más tarde a la gran escuela española del derecho de gentes en la edad dorada de la Universidad de Salamanca. Los gallegos tienen algunas cosas en común, la resignación , algo muy arraigado para unas gentes que pasean sobre acantilados , pero también el sentido común. Han sido eternos colonos y emigrantes: tienen fama de encontrarse en casa en cualquier país, pero son como exiliados en su propia tierra. Están divididos entre el amor por su tierra y hogar y el amor por algo más, cosa de la que el mar podría ser la explicación o tan solo el símbolo.Volverse loco es la cosa más lenta y aburrida del mundo. El proceso de enloquecer es aburrido por la sencilla razón de que uno no es consciente de lo que sucede. Este lento y terrible proceso de autohipnosis mediante el error es un proceso que puede ocurrirle no solo a cualquier individuo sino también a sociedades enteras. Es difícil detectarlo y probarlo, por eso es tan difícil de curar. Un país no se está volviendo loco cuando hace cosas extravagantes, siempre que las haga con un espíritu extravagante. Pero siempre que estas excentricidades se toman a la ligera es que la sociedad está enloqueciendo. Pues bien, cosas tan descabelladas como las que se nos plantean desde Vicepresidencia de la Xunta y de otras consellerías se toleran en silencio todos los días. Hay sociedades que se distinguen claramente en la historia porque pasan de la prosperidad a la pobreza o de la gloria a la insinificancia, o de la libertad a la esclavitud, no solo en silencio, sino con serenidad. Cuando dan a luz una moda absurda o unas leyes descabelladas no se sobresaltan ni contemplan perplejos el monstruo que han creado. Se han acostumbrado a su propia sinrazón. Esos países corren el riesgo de perder la cabeza en masa, de convertirse en un espectáculo de la imbecilidad. No hay peor estupidez que el aldeanismo como no hay peor peligro para estos tiempos que corren de globalización que el ombliguismo. Y en esas estamos. Como decía Disraeli, el mundo está harto de estadistas a quienes la democracia ha degradado convirtiéndolos en políticos. Tengo para mí que en el caso de Anxo Quintana no pensar más que en sí mismo y en el presente, es en su política una fuente de error.

pedro dijo...

Ufff... (va por el mensaje anterior).

Me gustó el artículo, y lo que más, la cita que hay al comienzo:
que las galescolas sirvan para dar “unidade á imaxe corporativa dos servizos públicos de Igualdade”.
Se la leí a mi mujer, y me contestó: "¿Que te chupe qué?".
Perdón por la ordinariez. No lo volveré a hacer.

M dijo...

Hasta hoy nunca había lamentado no ver una firma en un comentario, y creo no haber contestado a ninguno. Hoy lo siento de verdad. Es una reflexión muy interesante y, desde luego, bienvenida.

Pedro: yo, en general, valoro la ordinariez. Le cuento un secreto: a mí lo que de verdad me gusta es comer con las manos. Cuando un camarero me pone un cuchillo al lado del plato lo primero que hago, desconcertrado, es buscar una víctima: puro instinto. Como a un buen salvaje, me seduce lo ordinario y el efecto que la ordinariez tiene en la sociedad de las buenas costumbres. No se prive.

Un saludo a ambos.

Anónimo dijo...

Gracias por el cumplido, Manuel. No te desvelaré quien soy, por el momento. Te diré solamente que soy periodista, como tú, gallego, y que vivo en Madrid.Hace unos días entré en tu blog y me apunté al epistolario que has puesto en marcha. Esta es la segunda vez que participo. La primera fue para disentir sobre tu postura con lo de Juana Chaos. Si entro en próximas ocasiones lo haré con el seudónimo Erasmo. Quizás algún día podamos conocernos. Entretanto, recibe un cordial saludo.

Anónimo dijo...

Por alusiones: hay un hombre que recuerda y aunque la memoria muerde y no le engaña,
en la tela de araña cayo y la mantis ya se lo comió,
no le tuvo piedad y después de jugar se lo desayuno

M dijo...

Bienvenido, pues, Erasmo. No me entiendas mal: cuando me refiero a la firma me refiero exactamente a eso que propones: un nombre que permita identificar al usuario. No me interesan las identidades reales, y no sé cuáles son las de los usuarios habituales del blog: no estamos a eso. Pero al escribir en ‘anónimo’ uno acaba perdiéndose, por eso no suelo contestarlos o, si el tono es agrio y va dirigido no tanto contra lo que escribo sino contra mí, apenas leo la primera línea. Hace varias semanas, un amigo, al entrar aquí por primera vez y repasar los comentarios, me dijo: “¡Joder, el Usuario Anónimo!: menudos cambios de humor tiene”.

Recuerdo el comentario sobre De Juana. Efectivamente, me pasé al escribir eso de “dos artículos de opinión”: fue un golpe de efecto fallido y desafortunado. Sin embargo, sigo pensando que es una barbaridad pedir 96 años de cárcel por un delito de amenazas (las eran), y también creo una barbaridad que le condenen a doce. En ocasiones precedentes, y también referidas a etarras, no han pasado de los dos años. Ese tipo de cosas no hacen más que alimentar la paranoia victimista con la que se empapan los terroristas ante la opinión pública, especialmente la extranjera (“¿puede culparse al violado por las acciones del violador?”, se pregunta en The Times nuestro amigo: mañana espero publicar algo sobre esa entrevista).

Un saludo.

Erasmo dijo...

Lo de la araña y la amantis no es mío. Tienes razón porque el "usuario anónimo" es un cajón de sastre que se puede prestar a equívocos. Estoy dispuesto a compartir y debatir contigo bajo el principio del respeto y la buena educación. Mira, Manuel, las inteligencias grandes discuten las ideas; las inteligencias medias, los sucesos y las pequeñas las personas. Respecto a lo de Juana Chaos, el tema es lo suficientemente insignificante para mi para entrar en discusión. Un tipo como él, en plenas facultades mentales, que decide libremente optar por lo que está haciendo no me merece mayor comentario. Decía mi abuela que el que por su gusto muere hasta la muerte le sabe. Comparto como periodista el "scoop" de The Times. De Juana Chaos es un tipo que va por libre dentro de ETA. Hasta los del "Mako", como ellos llaman a los presos, le han recriminado su actitud con la primera huelga de hambre que inició el pasado año cuando le enjuiciaron. Lasa Mitxelena, el que controla a los presos, así se lo hizo ver. Este tipo es un miserable que está haciendo chantaje al Estado de Derecho y es ahora, precisamente ahora, cuando ETA ha roto la baraja con el atentado de la T4, cuando desde ese mundo se están aprovechando. Les importa un carajo que se muera. Incluso hasta pienso que algunos lo están deseando para tener un mártir. Allá ellos. Este no es el caso de Boby Sand, el tipo del IRA, que hizo algo por el estilo en los años setenta y que no sirvió de nada.Te recomiendo que sigas a otro colega nuestro, Rogelio Alonso, experto en terrorismo del IRA para conocedr las diferencias. En cuanto a los de 96, doce o 2 años me da igual. La ley es la ley y si uno es reincidente, como era este caso, la condena se ajusta a derecho porque es un caso de terrorismo. Creo que con el terrorismo no hay que andarse con paños calientes. Es muy difícil convencer a quien no está dispuesto a hablar el mismo lenguaje que tú. Diálogo, paz, pluralidad, libertad, respeto y tantas y tantas palabras nobles como éstas no forman parte del diccionario etarra, al menos por ahora. Una vez más, ese mundo ha demostrado que no está preparado para una convivencia en paz. Saludos

Anónimo dijo...

El problema es que las auténticas galescolas no son las de la Xunta, sinó estas:

http://www.galescola.com

Saludos.