Me he trasladado! Redireccionando...

Deberías ser trasladado en unos segundos. De no ser así, visita http://www.manueljabois.com y actualiza tus enlaces, gracias.

domingo, febrero 25

Supergarcía

La primera cosa que escribí yo en el Diario fue una carta al director en la que ponía a caer de un burro a José Ramón de la Morena. Uno de los recuerdos más intensos de mi infancia es el de un señor muy bajito con unos enormes cascos negros en las orejas: yo creía que era Superratón. En un piso de estudiantes de Bilbao se paraba la vida a las doce de la noche y se reunían todos en un cuarto para escuchar a Supergarcía en la Hora Cero como quien escucha al comandante en jefe dar el parte de guerra. A los catorce años le escribí una carta y él me contestó con una foto suya firmada por detrás, como si fuese Brad Pitt. Guardo en algún estante cintas grabadas de partidos del Madrid narradas por Rosety y se asomaba su voz por detrás, gritando “ooooooh”. En España sólo hay dos personas a las que puedes llamar por un apellido de lo más común y saber perfectamente quiénes son: González y García. Uno fue presidente del Gobierno y el otro mandaba la de Dios. Medio país aguantaba la respiración a medianoche: García fue siempre de cara y salía a matar. Nunca se parapetó en un origen pueblerino para hacerse perdonar por nadie y hacer de la sensiblería y del chiste fácil una forma de epatar. Apenas disimulaba: destrozaba a alguien un lunes y el jueves lo elevaba a los altares. Castigaba a quien le regateaba una exclusiva. Fue un tirano de la radio: al final, con la derrota, casi un guiñol. Hace ya muchos meses salió de un cáncer y esta semana se levantó de su silla delante de Quintero y empezó a imitar a Aznar. Luego puso los pies sobre la mesa y rajó de arriba a abajo a Florentino. Y dijo que Losantos tenía un cáncer: Luis Herrero. La televisión del PSOE decidió censurarlo, dándole la razón en todo: Supergarcía sigue siendo el rey.

21 comentarios:

Miranda dijo...

Desde luego censurarlo ha sido el error más idiota que podían cometer.

Ver la entrevista seguida ha sido un impacto.

Sigue siendo...repugnante.

M

M dijo...

Miranda, te debo un comentario sobre la patria. Será, claro, en el blog de Portorosa. Os he leìdo con interès.

Garcìa fue mi infancia entera, creo. Es un genio absoluto de la comunicación. Estoy seguro de que la censura la promovió él mismo. No me preguntes cómo, pero lo hizo. Ciertamente, no es el tipo de personaje al que le presupongas una ética muy definida.

Salud.

Erasmo dijo...

Mal, muy mal deben andar las cosas en esto de la libertad de expresión cuando un periodista se convierte en noticia, no por lo que dice, sino por lo que le censuran. El autocontrol de la actividad informativa es un tema político en sentido amplio. Y las soluciones que se le han dado están en función de la situación política vigente en cada país y en cada momento histórico. Se puede decir que el autocontrol de la información en los diversos sistemas no es más que un reflejo de la constitución política real de la nación. No podemos atenernos a la constitución ideal o escrita. En España el artículo 20 de la Constitución garantiza el derecho a la libertad de expresión y de información y solo el poder judicial puede de "iure" someter a límites la libertad de expresión. Digo "iure", porque de "facto" existe otro tipo de censura como ha quedado demostrado con el caso de José María García. Vivimos malos tiempos para el PERIODISMO, con mayúsculas. El control corporativo de empresarios o de informadores, especialmente por su mayor grado de profesionalización de periodistas, es peligroso cuando, a despecho de su apariencia de neutralidad, las empresas son manejables y manejadas por el Estado. De hecho, los sistemas fascista o nazi en Europa no fueron sistemas de intervención directa del Estado en la actividad informativa, sino de intervención de las corporaciones profesionales. Es obvio que en el sistema comunista pasaba todo lo contrario: la censura la ejercía directamente el Estado y el control de la información era también férreo. En aquellos sistemas y en el otro, todos totalitarios, la libertad de expresión simplemente no existía.Lo que me preocupa es lo que viene sucediendo desde hace ya unos cuantos años en esta deficiente y escasa democracia a la española. En realidad me pregunto si existe verdadera libertad de expresión. Yo creo que no. El poder, sobre todo el de los gobiernos -del Estado y los autonómicos- tiene tendencia al abuso de la autoridad. Pero el abuso es prácticamente lo contrario a la autoridad. La tiranía es lo contrario de la autoridad pues la autoridad es simplemente el derecho. Si alguien piensa que cualquier forma de dominación es injusta, basta con que diga que le disgusta la injusticia, pero no es necesario que diga que le disgusta la autoridad. Porque la injusticia como tal, carece de autoridad en absoluto.La tiranía supone una falta de autoridad porque aunque, por supuesto, un individuo o el gobierno pueda emplear mal el poder que le haya sido concedido, al hacerlo será contrario a la ley del derecho, de la que debería emanar su propia autoridad. Abusar de la autoridad es lo mismo que atacar a la autoridad.Y esos abusos se están produciendo, desgraciadamente, en muchos casos. Yo estoy en desacuerdo con los colegios profesionales de periodistas, estoy en desacuerdo con los órganos de control de los gobiernos (llámese CAC, en Cataluña, por ejemplo)y estoy en contra de la intervención pública en los medios de comunicación, sobre todo en los audiovisuales y en la radio (a qué no te imaginas Manuel un periódico de propiedad pública). Hoy todos los gobiernos autonómicos tienen su juguetito televisivo y radiofónico para "intervenir" en la opinión pública. Lo mismo que el gobierno central tiene su televisión, su radio y su agencia para "informarnos" (¿adormecernos?). Da igual el color del partido gobernante. Ninguno quiere renunciar al control y al poder que esos medios les dan, aunque para ello haya que gastarse todos los dineros del reino. RTVE es la empresa más endeudada de este país (con más de 700.000 millones de euros de deuda acumulada)y ningún gobierno le ha metido mano a este dispendio. A lo más se han dedicado a hacer regulaciones de empleo para no endeudarse mucho más.En cuanto a lo de García, he visto entera su intervención en el programa de Quintero (otro que tal baila) y lo que más me ha llamado la atención no es lo que dice, sino lo que no dice. Por ejemplo, me hubiera gustado que contara más a fondo qué hacía él haciéndole el juego al gobierno de Aznar con una empresa privada (Telefónica)que estaba siendo utilizada ¡nada menos¡ que para contrarrestar el poder fáctico del grupo Prisa. No te engañes, aquí de lo que se trata es de tocar poder y jugar a mandar y controlar, llámese García o Perico de los Palotes. Para mí García no es el rey, ni mucho menos. Ya estoy de vuelta en esto de los reyezuelos de taifas, llámense presidentes autonómicos o personajes mediáticos.Decía Chesterton que la idolatría es un peligro para el alma, y la idolatría supone la adoración del instrumento. Quien se considera justificado para desenvainar la espada de la justicia puede ser tentado por el diablo y terminar adorando no la justicia sino la espada. Eso es lo que le ocurrió al pobre Nietzsche que le llevó a escribir aquella frase: "Decís que una buena causa justifica una guerra, yo digo que una buena guerra justifica cualquier causa".

Saludos

Anónimo dijo...

Luis Herrero- Tejedor Algar......¿El "cáncer" del Gran FJL?

Portorosa dijo...

(Te espero, M.)

Pues yo discrepo, M: García me ha parecido siempre un verdadero gilipollas, un subnormal engreído y... una mala persona, la verdad.

No me lo tengas en cuenta.
Un abrazo.

Miranda dijo...

A mi García siempre me irritó, pero claro, igual lo que me irritaba era no poder poner ninguna radio los fines de semana porque sólo había (hay) futbol.
Me gustaba la voz d Gaspar Roseti (o como se escriba) pero el García me irritaba interiormente. Soy adicta a la radio, es más la uso de somnífero, con ella desconecto, no pienso, y me duermo. Con García me despertaba irritada, enfadada, con mal cuerpo.
Puede que te pase lo que a mi con el Pumares, que perteneciendo a una época personal, le tomé hasta cariño a los gritos que daba de poseso, y luego con los años he comprobado que no tenía ni idea de cine, que lo que tenía era un baul de anécdotas, mucha memoria y nada más.
Por cierto, que esto de los locutores malaleches canenes no deja de ser curioso.

Beso.
M.

M dijo...

Portorosa, no creo que sea subnormal ni gilipollas. Sí parece, sin embargo, un perfecto cabròn. ¡No te lo tengo en cuenta, coño, que no es mi padre! Pero què quieren: le cogì cariño de niño,y los sentimientos cultivados en la infancia son difìciles de erradicar. No me confundan: cuando escribo "sigue siendo el rey", lo hago dàndole un sentido concreto, pero quizà debiera añadirle "del mambo" para que quedase claro. A mì Garcìa me parece un fenòmeno.

Miranda: cuàntas noches me he quedado dormido con la radio. A lo mejor, en algùn momento, lo hicimos incluso en el mismo segundo, escuchando la misma ùltima palabra.

Erasmo, una vez màs me emplazas a escribir largo y seguidito, esta vez de la censura. Quizàs si algùn dìa nos encontramos en un bar: seguro que lo entiendes. No olvido que te debo unas palabras de literatura comercial y demàs publicaciones.

Bicos.

Erasmo dijo...

Y me debes también la aclaración de por qué te gusta aporrear más el acento francés que el español (mira el comentario 7 de del artículo sobre Pla)

Portorosa dijo...

Bueno, M, cuando pongo algún insulto necesito pedir disculpas, no lo puedo evitar. De todos modos, los insultos no deben ser entendidos literalmente :)
Entiendo lo que quieres decir, por otra parte, y supongo que tienes razón.

También a mí me choca lo del acento grave, el galicismo ése...

Un abrazo.

Miranda dijo...

M.
Qué romántico te ha quedado lo de la radiurria. Me ha dado un así.

Es muy probable, sí.
Además de ser adicta a su escucha, lo soy a su compra. Me gustan las radios.

¿Crees que volverá el García?
Dice que no quiere hacer deporte, que quiere una cosa plural...(cómo suena eso en su bocota).
Igual todo este asunto es publicidad grátis de la buena.

Beso.

M dijo...

Bueno, el acento francés... Creais tal expectación que me gustaría daros una explicación fabulosa. Un homenaje a mis antepasados napoleónicos, un viento ortográfico que viene del este y que tumba la tilde hacia atrás... Pero creo que es algo bastante más mundano. Ahora estoy escribiendo bastante en casa, en mi ordenador, y allí tengo la tilde en otro lado. Podría cambiarlo, creo, pero ya saben que somos animales de costumbres, aunque sean estúpidas y contraproducentes. Cuando escribo aprisa, el viento tumba las tildes. Eso es todo (a lo lejos, alguien canta / a lo lejos).

Miranda, antes de corregirla, Scott Fitzgerald tituló The Romantic Egoist a su primera novela, que luego fue To this Side of Paradise. Siempre me gustó esa acepción: el romántico egoista, aunque temo ser más lo segundo que lo primero. En cualquier caso, cultivo ambos con fruición y sin aparente vergüenza.

(A propósito de Fitzgerald -lo amo, y como a él ya sólo amo a Vallejo-: en una entrevista, ya en su estertor, dijo que le encantaban los títulos que le había puesto a sus libros. Estoy completamente de acuerdo).

En homenaje: saùdos.

Portorosa dijo...

Pues sólo nos faltaba que el ¡mamarracho! ése tuviese ínfulas de tertuliano político-social y quisiese engrosar la nómina de cuantos contribuyen a desinformar.

Un abrazo. Parecéis Woody Allen, con lo de la radio.

rozeño dijo...

Patricia Rosety.....¿Hermana del gran Gaspar Rosety?

Anónimo dijo...

¿Qué piensa Raúl del Pozo de Luis Herrero?

Anónimo dijo...

agustin diaz de mera garcia- consuegra......¿es gafe?

Anónimo dijo...

Ana Alastruey, importante activo de la Cope

Anónimo dijo...

Luis Herrero- Tejedor Algar.....¿Apoya la actitud de Agustín Diaz de Mera García- Consuegra?

Anónimo dijo...

luis herrero tejedor algar.....¿es el cáncer de federico jiménez losantos, como dijo josé maría garcia?

Anónimo dijo...

ana alastruey cope zaragoza

Anónimo dijo...

los que le llamabamos adolfo

Anónimo dijo...

¿Le montó un pollo a Carmen Tomas?