Me he trasladado! Redireccionando...

Deberías ser trasladado en unos segundos. De no ser así, visita http://www.manueljabois.com y actualiza tus enlaces, gracias.

lunes, febrero 5

Una vida normal

Resulta complicado que de todo el lodo que rodea la última y efectista campaña publicitaria de ETA, puesta al servicio del mártir De Juana Chaos y difundida a todo trapo por la prestigiosa prensa británica (de la que no sabemos si llamaba al IRA movimiento independentista irlandés cuando sembraba de cadáveres las calles de Londres) no aparezca nada realmente interesante que llame a la reflexión general entre la atribulada ciudadanía española. A estas horas en las que escribo (cuatro de la tarde, paladeando el último trago de un albariño frío) los medios parecen haberse quedado en el exterior de la maleta (De Juana quiere que el proceso continúe y no tiene remordimientos: “¿puede culparse al violado por las acciones de violador?”, se pregunta). Desconocemos la receta que le han aplicado a De Juana en la cárcel y si se ha convertido en el capricho de algún matón: la metáfora es tan macabra que no merece otra interpretación. Pero estas cosas suelen pasar cuando le ponen la grabadora delante a un etarra. Ya contestó en su momento aquel Kándido Azpiazu: “ [Maté] Por necesidad histórica, por responsabilidad ante el pueblo vasco, que es magnífico, que tiene una magnífica cultura, que habla una de las lenguas más antiguas de Europa, que nunca fue vencido por los romanos, ni por los visigodos, ni por los árabes. Un pueblo muy distinto al de los españoles”. Fue una pena que no citara a Franco y comparase, en otro alarde histórico, la resistencia de su heroico pueblo nunca vencido y el que en Madrid se dejaba la vida bajo los últimos y pertinaces bombardeos: la Historia va sobrada de excepciones. Con De Juana pasa un poco lo mismo: al estruendo de la bomba le sucede el silencio, y luego llegan las palabras y se empieza a entender el invento. En la entrevista que ayer publicaba The Times nada merece tanta consideración como esta perla gruesa que se le escapa al que en Gara llaman “prisionero político vasco”. La esencia de su lucha contra la opresión: “No poder vivir una vida normal es muy duro. Sólo quienes lo hemos experimentado podemos entenderlo”. Todos los muertos, apilados uno por uno sobre la montaña de escombros morales que ha vomitado la sociedad en torno al terrorismo, le merecen a De Juana esta pragmática consideración, esta suave resignación. Y lo curioso es que probablemente las únicas vidas normales que hay en el País Vasco son las de De Juana y sus socios: asesinos que han sido detenidos y que cumplen sus condenas en la cárcel. Los otros están mirando ahora mismo los bajos del coche, paseando por La Concha rodeados de guardaespaldas, escupidos en alguna Universidad o simplemente tiroteados cuando se disponían a ir de ‘pintxos’. Por eso la afirmación de De Juana Chaos es la que es y no es otra, y probablemente sea además fruto de un elaborado razonamiento después de veinte años en la cárcel: “No poder vivir una vida normal es muy duro. Sólo quienes lo hemos experimentado podemos entenderlo”: quien lo probó, lo sabe. Aquí se condensa todo y después de todo eso ya no hay nada que hacer ni ningún lugar al que ir. Todas las tripas, todos los entierros han venido a parar a esta sentencia, a este dolor íntimo que le sale del alma al prisionero vasco en un momento de debilidad. No hay nada que hacer si esto es un hombre de paz. Sólo repetir la frase una y otra vez, triturarla despacio como si tuviésemos una nuez entre los dientes (porque de nueces se trata, al fin y al cabo) y pensar en ello hasta cerrar el periódico con solemnidad y despejarse en la calle y buscar una mirada limpia en algún rostro anónimo, y pedir otro albariño y dejar así las cosas al menos hasta mañana.

13 comentarios:

Portorosa dijo...

Ay.

Erasmo dijo...

"La valentía es una virtud que está puesta entre dos extremos viciosos, como son la cobardía y la temeridad; pero menos mal será que el que es valiente toque y suba al punto de temerario, que no que baje y toque en el punto de cobarde" (Miguel de Cervantes, Don Quijote, capítulo XVII).
Mi enhorabuena por el artículo.

Lulú dijo...

Espléndido, Manuel.

Anónimo dijo...

De Juana tan sólo está en prisión preventiva y a pesar de su estado no le permiten regresar a su casa, algo impensable en cualquier otra persona que estuviera en la misma situación. todo ello ocurre después de que Chaos haya cumplido su condena y la ampliación de ésta por una decisión totalmente influenciada por el rechazo social de toda España a los etarras. Ahora lo van a dejar morir por unas amenazas veladas a los ojos de sabe dios quien. Es que no escuchan la radio? joder, eso si que son amenazas. claras y contundentes aunque, eso si, no vienen desde Euskadi.
uxue.

ctlejo dijo...

¿A pesar de su estado no le permiten regresar a su casa?!! Impresionante!! ¿Sabe usted, señorita, la cantidad de gente que no ha vuelto nunca a su casa porque ese impresentable se cruzó en su camino? La foto es escalofriante, pero ¿pena? Ninguna; más que por quien presencia semejante panorama desde el salón de su casa en las horas de comer. Es algo que él mismo ha decidido, y además cuenta con la visita de personas de su entorno que lo veneran. De eso sí que no disfrutan los condenados que llenan las cárceles españolas. Es más, son muchas las ventajas que rodean siempre a los presos de ETA. Indignante. Mejor me callo.

¡Por otra parte, excelente artículo, Manuel!

Anónimo dijo...

entonces porqué no lo matan directamente como él hizo. hay una justicia para todos y simplemente debe ser imparcial y no cambiarla al gusto de las víctimas que precisamente por su condición son las menos indicadas para hablar de la aplicación de la ley. no deja de ser gracioso que después la mayoría de la gente se declare en contra de la pena de muerte. ah! y uxue es un señorito

M dijo...

Mi estimado Uxue, estoy en contra de la pena de muerte, no contra el suicidio. El que se quiera matar, que se mate. A De Juana nadie le está quitando los donuts de la boca. Lo del “rechazo social de España a los etarras” me ha conmovido, pero estas cosas se solucionan: ¿no ha pensado ETA en montar un stand en Fitur para promocionarse? A lo mejor lo que realmente les falta es un buen relaciones públicas. Por lo demás, estoy de acuerdo contigo en una cosa: la radio de la Iglesia Católica. Están empozoñando España y están sacando lo peor de muchas personas nobles a gritos, amenazas y una agitación de corte puramente fascista del tipo España se parte y estamos en el 36. Pero mire, Uxue: de momento ningún oyente de la COPE le ha puesto una bomba a nadie ni ha salido de su casa con capucha y pistola. Y tengo la íntima convicción de que eso no va a pasar. Así que las amenazas de unos y otros no son equiparables.: van, aproximadamente, 1.000 -0. No mezclemos las cosas. Estamos hablando de vidas humanas. De familias, de miedo: de funerales. Hay que saber muy bien dónde está uno.

Gracias Lulú, Erasmo y Ctlejo. Portorosa, ¿se ha pillado un dedo con la puerta cuando iba a hacer el comentario? Me ha encantado su ‘revival’ en el blog. Un saludo a todos.

Arenteiro dijo...

El caso de De Juana Chaos ha revelado, una vez más, el doble rasero con el que la Justicia, cada vez más claramente posicionada, actúa. En el año 2004, los jueces decretaron la excarcelación, o la prisión atenuada, del responsable de la lucha antiterorista en el cuartel de la Guardia Civil de Intxaurrondo, un tal Galindo. Sí, sí, el mismo señor al que le cayó una condena de 75 años de prisión por el secuestro y posterior asesinato de Lasa y Zabala en 1983. Los jueces tomaron la decisión debido a los problemas de salud que arrastraba el militar, y porque los amparaba la Constitución y porque así lo recoge el propio derecho penitenciario, que no creo que distinga entre huelgas de hambre y problemas cardiorrespiratorios. La conclusión que saco de todo este embrollo hace que recuerde a Felipe González y a Txiqui Benegas hablando con Julio Médem en La piel contra la piedra. Los dos muy serios, mirando a la cámara y admitiendo que la política penitenciaria del Gobierno español con respecto a ETA y sus presos siempre se ha basado en una política de guerra, por lo tanto de venganza, y en la que no se respetan determinados derechos, como el de cumplir condena lo más cerca de casa, por ejemplo. Es sólo una reflexión, pero cuando uno se posiciona en contra del sentir mayoritario en un tema tan sensible como el del terrorismo, como acabo de hacer ahora, una especie de fantasma omnipresente le obliga a uno a dejar bien claro que ni apoya ni justifica los crímenes de De Juana Chaos, pero tampoco aplaude a quien amparándose en el aparato del Estado o utilizando sus instituciones y poderes públicos hace y deshace a su antojo para alimentar la espiral de violencia. Puede que sea un ingenuo, pero creo que la Justicia ha de ser la misma para todos y, hoy por hoy, en España, un Estado que ha de desarrollar sin miedo su complejo sistema de gobierno, no es así. Seguramente, De Juana Chaos se dejará morir de hambre, porque además de un asesino, como Galindo, es un extorsionador, un chantajista que se ha metido en el bolsillo a la línea dura del independentismo vasco y le ha entregado infinita munición a la derecha más rancia.
En fin, que vaya chapa me acabo de la largar, la leche¡¡¡¡¡

Anónimo dijo...

ME VAIS A PERMITIR UNA REFLEXIÓN EN ALTO PARA TODOS... POR FAVOR, LEEDLA LAS VECES QUE HAGA FALTA... LOS QUE AQUÍ HEMOS ESCRITO SOLO SOMOS "4 GATOS" Y NO NOS PONEMOS DE ACUERDO NI EN LA NECESIDAD IMPERIOSA DE QUE ESTO SE ACABE, DE CONSEGUIR LA PAZ... PREFERIMOS DISCUTIR SOBRE DE JUANA, SI DEBE ESTAR O NO EN LA CÁRCEL, QUE SI SE QUIERE MORIR... NO HE LEÍDO NI UNA PROPUESTA PARA ACABAR CON EL TERRORISMO... QUÉ TRISTE, EN QUÉ PAÍS VIVIMOS...PREFERIMOS DISCUTIR SOBRE EL PROBLEMA ANTES QUE BUSCAR SOLUCIONES... SI NO TENEMOS CAPACIDAD DE PERDÓN Y DE OLVIDO NUNCA AVANZAREMOS
MUCHAS GRACIAS POR LEERLO

ctlejo dijo...

Muchas "de nada"... y, si estás dispuesto, yo al menos espero impaciente tus propuestas en esa búsqueda de soluciones. Será todo un placer escucharlas.

saludos

M dijo...

Arenteiro: estoy en contra de la dispersión. Me parece una medida gratuita: una venganza, efectivamente, que sólo da argumentos a los asesinos y sus plataformas.

No seré yo quien ahora defienda la independencia de la justicia y su rasero, pero en el caso de Galindo hay una diferencia: su estado de salud no fue provocado por él, como sí lo es el de De Juana. Al parecer es precisamente ésa la diferencia en la que se ampararon los jueces para negarle la prisión atenuada. No sé si el Derecho Penitenciario distingue entre huelgas de hambre y problemas cardiorrespiratorios, pero imagino que sí, porque es la misma diferencia que entre la voluntariedad y la involuntariedad.

Hay una cuestión que me gustaría dejar clara. Creo que hay beligerancias y beligerancias, y la mía con este terrorista es una beligerancia absoluta: veinte años después de sus crímenes pide langostinos y champán para celebrar el asesinato de un señor, y dice disfrutar de las caras desencajadas de los familiares de otro señor también asesinado (por la espalda, en una calle de Sevilla). Esto no es un hombre. Yo no sé lo que es, pero no es un hombre. Es otra cosa.

“Es sólo una reflexión, pero cuando uno se posiciona en contra del sentir mayoritario en un tema tan sensible como el del terrorismo, como acabo de hacer ahora, una especie de fantasma omnipresente le obliga a uno a dejar bien claro que ni apoya ni justifica los crímenes de De Juana Chaos”. Lo sé, y estoy de acuerdo contigo en que en este país, para opinar de algo, tienes antes que explicar lo obvio para que no te tachen de no se sabe lo qué.

Bicos.

Portorosa dijo...

(Perdona. La explicación que te debía te la he dejado en el artículo sobre Sanxenxo; es que no había vuelto a este post y no me había enterado.
Me gusta tu postura en este tema.
Un abrazo.

Sísar dijo...

Yo añadiré un dato más al debate que ha generado Uxue. Las huelgas de hambre con fines políticos no son nuevas en nuestra joven democracia. Hasta tres activistas de los GRAPO lo hicieron ateriormente, dos de ellas acabaron con sus vidas donde la Justicia fue implacable.
El tercero decidió poner fin a su huelga al cabo de varias semanas pero las duras secuelas le dejaron inválido de cintura hacia abajo.
Hoy ésta persona, GRAPO arrepentido, competite por España en los Juegos Paraolímpicos donde ha obtenido varias medallas de oro ante el sonido del himno.
La justicia ya ha actuado en estos casos, ¿por qué debe cambiar ahora?