Me he trasladado! Redireccionando...

Deberías ser trasladado en unos segundos. De no ser así, visita http://www.manueljabois.com y actualiza tus enlaces, gracias.

domingo, mayo 6

Ilegalizar a la Pantoja

El PP respeta la acción de la justicia y la independencia de los jueces acusando a Zapatero de ordenar la detención a Isabel Pantoja para desviar la atención sobre las listas de Batasuna. Este es el titular que ningún periódico todavía se ha atrevido a publicar: pero si el periodismo es el retrato de la verdad, o su apresurado fragor, he aquí su cálido ejemplo. Meter en la batidora a algo tan carnal como la Pantoja (con su desasosiego a cuestas) con el plomo electoral de ETA es la última sugerencia del Partido Popular, que ha recogido con brío las “pruebas” del crimen, muy cercanas a las mismas por las que se decidió que el 11-M era de autoría vasca. Desde una visita sorpresa a la comisaría de Málaga hasta un mitin en Marbella: esa fue la ruta que siguió Zapatero antes de colarse en el chalé de la Pantoja y esposarla él mismo. Desde hace tiempo la oposición vive de las casualidades: es una estrategia espectacular que tendría mejor acogida en un circo que en una democracia. A este ritmo faltan muy pocas semanas para que Zaplana recuerde que la bandera estadounidense ondeaba en la Luna (“¡y no hay viento!”) y que Oswald se fue a la tumba con muchos secretos dentro: de ahí a empezar a buscar a Elvis Presley por las islas del Pacífico no hay nada. Pero de momento tenemos la versión cañí: la Pantoja es una cortina de humo para que el Supremo (“nosotros respetamos la independencia de los jueces y etcétera”) decida sobre ANV. Y mientras la telebasura muestra la querencia de Paquirrín por las putas (aún hay tribus que inician a los niños en el sexo con su madre: dejen a Paquirrín hacerlo a su manera), los telediarios retratan a Acebes exigiendo la ilegalización de la Pantoja y el cierre de puticlubs, ikastolas y verbenas.

1 comentario:

chacal dijo...

Buenas noches M,
me gusta leerte, pero me gustaria decirte que prefiero verte como un freeland de la pluma y no como un escritor progre comprometido (postureo?), y es que lo mismo hablas con absoluta y encomiable lucidez cuando te refieres a temas de sociedad que te ensoberbeces con tu propio verbo y sueltas, en una borrachera de ego, la más atroz de las criticas al PP.
Un saludo