Me he trasladado! Redireccionando...

Deberías ser trasladado en unos segundos. De no ser así, visita http://www.manueljabois.com y actualiza tus enlaces, gracias.

miércoles, octubre 25

Réquiem por Mitrofan

Una de las primeras veces que salió Fraga a cazar le pegó un perdigonazo en el culo a la hija de Franco. “Siguieron unos minutos indescriptibles”, cuenta el protagonista en su ‘Memoria breve de una vida pública’. Parece ser que el Caudillo y la moza se lo tomaron a bien, y no lo mandaron ejecutar ni nada de eso. Fraga, en el libro, no dice culo, sino una expresión fabulosa: “salva sea la parte”. Lo curioso de esta anécdota es que Carmen Franco estaba al lado de su padre, por lo que el propio Fraga, de haber estado más hábil o más torpe (según se mire) podría haber cambiado la Historia: al final fue la Historia la que le cambió a él. No hace mucho fue Dick Cheney el que tiró de escopeta para mandar a Urgencias a un amigo suyo: le destrozó la mitad del cuerpo, lo que no deja de ser una tontería si lo comparamos con sus oraciones en Irak. La caza, como el toreo, es una afición cruel que a veces se revuelve contra el que la disfruta. Se trata de un exclusivo acto de justicia poética. Y ahora el Rey acaba de cargarse a un oso del que dicen que podría haberse ventilado buena parte de la reserva de Smirnoff de la estepa rusa antes de ponérselo delante de las narices. Lo ha publicado la prensa rusa con grandes caracteres, que son los caracteres propiamente rusos: excesivos, gritones. Los responsables ecológicos de la zona dicen que fue todo una farsa amañada para agradar al Rey, y no se le agrada ya con cualquier cosa: son muchos años siendo vos quien sois y muchos años ya abortando, cada febrero, el golpe de Estado de Tejero, que es de lo que esencialmente vive el Rey.
El animal estaba amaestrado, le sirvieron vodka con miel y lo soltaron por los blancos bosques para que Juan Carlos I lo tumbase: quizás mejor eso que aguantar la bronca de la señora osa, que debía estar a cien. De todas formas no es extraño el paripé: ya los buzos le colgaban a Franco los salmones en el anzuelo. Y a Fernando VII se las ponían ya no sé cómo, pero no hay un día en el que no lo recuerde alguien. Lo que resulta extraño es que la veneración tontorrona por el Rey se extienda de España a Rusia, como si allí tuviesen repentinamente nostalgia de los zares: bula real en el mundo entero en el nombre del sano deporte de la escopeta.
Con todo, si para algo ha servido la caza, que evidentemente ha negado la Casa Real (“el Rey nunca ha matado un oso drogado o borracho”, matizó Zarzuela), es para rescatar del anonimato al oso, del que ya sabemos ahora que “era alegre y dócil, de nombre Mitrofan”, según un alto cargo del Medio Ambiente ruso: no era un oso, era un calmante. En internet se ha puesto en marcha la iniciativa Todos somos Mitrofan y Todos somos Mitrofan 2, que debe ser el próximo chimpín que se cargue Su Majestad: que se lleve con él a Fraga. Y entre el barullo, Brigitte Bardot le ha pedido al Rey que ya tiene edad para colgar la escopeta. Nada dijo la rubia B.B. (¡lástima!) de su santa corona.

1 comentario:

javimonorra dijo...

saludos . Mira que oda más bonita a Mitrofan...

http://javimonorra.wordpress.com/2007/02/05/oda-a-mitrofan/