Me he trasladado! Redireccionando...

Deberías ser trasladado en unos segundos. De no ser así, visita http://www.manueljabois.com y actualiza tus enlaces, gracias.

lunes, noviembre 5

Desheredados

Poco a poco, sin darme cuenta, he ido trazando a lo largo de los años una especie de ruta fantasma con locales de copas que se convirtieron en símbolos estéticos, guías morales de dudoso gusto o incluso dulces testimonios de toda una época. Son los llamados cadáveres exquisitos: Búho, Shiva o La Edra, pongo por caso. A cada uno le dediqué un epitafio desde aquí, consumado su derribo. Me he preguntado a veces qué fue de sus huérfanitos: qué brazos, qué barras los acogieron. A qué camareras intentaron engañar rompiendo vasos vacíos para decir que se les había caído la copa llena, o a qué puertas llamaron después, cuando se les cerró la noche en las narices y no supieron, o no pudieron, reinsertarse en la sociedad. Fueron locales que exigían no una clientela común y voraz, sino un posicionamiento ante la vida y una muy cuidada filosofía de la noche: gente con clase. Clasaza, a veces. Murieron sus hogares, cada uno con su estilo, sin renunciar a nada, acosados por la ruina o el destino, y empezó el frío exilio. He visto descendientes de Shiva merodeando por Benito Corbal, desplazarse a discotecas lejanas y ver naves quemándose más allá de Orión: siguen subidos a la moto, pero hay un aire mortecino en el tubarro y se ha visto a alguno rodeando la manzana una y otra vez, abriendo gas por los tiempos pasados. No fue mejor destino el de los clientes de La Edra, crecidos en el desamparo. El puerto deportivo de Sanxenxo lo ha democratizado todo. Y para la clientela de La Edra la democracia está bien en el Parlamento, pero la noche es otra cosa: las chicas cocodrilo tienen que saber dónde está la frontera. Del Búho se sabe que el micrófono ya lo dan hasta con la Playstation, aunque aquella gente no se compra en ninguna parte. ¿Y qué fue del Camawey? Junto al Quijote de Sanxenxo, merece un epitafio aparte.

3 comentarios:

Andrés dijo...

Las malas lenguas de esta ciudad comentan que el gran Sabina terminó en su penúltimo concierto en la ciudad en el Búho...

La cosa es que estos lugares no son lo mismo sin gente como el Yeti, Calitrón o Bombillo...por eso creo que el Yeti murió, pero murió de depresión al conocer el cierre de un emblema pontevedrés.

Lo sé, tengo pendiente ese artículo sobre los olores de Pontevedra, pronto caerá ;P

Dinintel dijo...

Cuando hagas el epitafio del Camawey, por favor, no te olvides de su mejor DJ...

M. dijo...

Aaaah, el DJ del Camawey: su mejor DJ! Sería un olvido imperdonable, desde luego. Te mantendré informado...

En los ochenta, Andrés, una leyenda urbana dice que a Sabina lo echaron de Zoo porque se puso a lo largo de una barra una raya que tuvo que ponerse el chándal para acabarla. Ya digo que es una leyenda urbana, pero hay que sacarse el sombrero con la imaginación del guionista. Espero ese artículo de los olores. Te doy dos meses: si no, te lo piso. Saludos.