Me he trasladado! Redireccionando...

Deberías ser trasladado en unos segundos. De no ser así, visita http://www.manueljabois.com y actualiza tus enlaces, gracias.

miércoles, marzo 11

A estación violenta (V)

Unha entrevista de María Barallobre para o xornal LV.

4 comentarios:

Portorosa dijo...

Una vez más, enhorabuena, Manuel.

Un abrazo.

satisgüera dijo...

A ver, acláranos, ¿cuál es tu imagen actual? ¿La de la foto que acompaña esta entrevista o la de tu columna en el diario gratuito? Nunca entendí esa manía de los periódicos de no actualizar la foto de sus columnistas, no porque interese su aspecto (de hecho no sé por qué aparece la foto en realidad) pero ya de ponerla que no sea de la Primera Comunión. En El Correo Gallego hay algunos ejemplos memorables de esto último.

Anónimo dijo...

Estimado Jabois no crea que le tengo a usted perdido,no. No es nada de eso. En cualquier caso, le pido disculpas por no atenderle como se merece. Lo que sucede es que últimamente uno escribe tanto que al final de cada día ya no sé qué contar que merezca la pena. Porque mire, ya sabe que vivo del cuento, o sea de contar cosas para los demás, como usted, y con la edad esto se está haciendo muy pesado. Yo ya estoy para calditos y para sentarme más de vez que de en cuando en una de esas tumbonas al sol canarinho como su presidente en funciones. Por cierto, anda que la han armado ustedes por ahí que hasta la María Teresa ha tenido que salir al paso echándole en cara a mi Sorayita una nueva reconquista a lo Pelayo. Pero con lo que estoy realmente cabreado es con que hayan consentido ustedes que existan gallegos de primera, de segunda y hasta de tercera. No sabe usted lo que me ha molestado que me discriminen no permitiéndome votar. Como a Touriño a mí también me ha entrado la depre postelectoral porque mi voto no ha podido ir en una saca como el de los gallegos de primera que viven en ultramar. Porque no se equivoque, los que viven en Galicia, como usted son gallegos de segunda y los que pacemos en otras ciudades, de tercera. Con la influencia que usted tiene en la opinión pública le sugiero que insista en este asunto para que no se vuelva a producir nunca mais.

Como no quiero ser pesado termino con una alabanza a su prosa pues ya sabe que me tiene usted atacado por lo bien que escribe. La narración sobre las ovejas y sobre el oficio de los sepultureros son geniales. Me han encantado. Es posible que en poco tiempo nos podamos ver y tomar unas cañitas en la Plaza de la Verdura o donde usted tenga a bien considerar. Pero por favor, no me vuelva usted a invitar a su casa porque igual me la enseña enterita, recuncho por recuncho, y eso como le dije en su día es de paletos.

Suyo, afectuosamente, Erasmo.

M. dijo...

Usted me ve con muy buenos ojos, Erasmo. La próxima vez que venga le enseño la casa, el embarcadero y hasta la Panic Room. Lo de mi influencia en la opinión pública me ha puesto los pelos como escalopines, lo juro.

La imagen actual, Alejandro, es deplorable. No merece la pena. Quédate siempre con el destello del esplendor en la hierba y el angustioso rumor de la juventud dorada. El resto es perjurio.

Otro abrazo, Porto! Me gusta mucho verte de vez en cuando por aquí, como diciendo: "No pierdo las buenas costumbres". Que sepas que yo, que tampoco te comento en exceso, no las he perdido :)