Me he trasladado! Redireccionando...

Deberías ser trasladado en unos segundos. De no ser así, visita http://www.manueljabois.com y actualiza tus enlaces, gracias.

martes, marzo 24

Love and Death


Jade Goody vivió tal y como la muestra la fotografía: desnuda y con un cable. Fue uno de esos productos exquisitos de Gran Hermano que reúne las más lustrosas virtudes: el analfabetismo práctico, la lengua suelta y unas chuchas de gran relieve. Sobre esa fortaleza construyó ella su particular familia Simpson y cierta clase media de Gran Bretaña se reconoció a sí misma o a sus vecinos, dependiendo del grado de la autocrítica: no todos se miran al espejo con tan violento entusiasmo.

Además de su éxito televisivo, Gran Hermano pasará a la Historia como una radiante factoría de talentos: es una Masía eficaz de la que se nutre luego la sociedad, necesitada de hechizos. En la primera edición española un concursante llamado Koldo dijo que tal situación era «kafkiana» y todos lo rodearon en silencio. Al día siguiente la prensa, escandalizada, lo tachó de «intelectual». La fama de Goody fue mucha porque al parecer era una deslenguada divertida y porque no decía «kafkiano», cosa que se agradece porque además se usa con mucha gratuidad y hay sitios mejores que la televisión para salir del armario.

En ella no parecía haber impostura, algo contra natura en una estrella de la telebasura, pero a lo mejor todo lo era. Goody recibió la noticia de su cáncer en la sala de confesiones de un Gran Hermano indio: también hay sitios mejores para sacar número, pero las celebridades cobran lo que valen. Salió de la India, que la recibió como a una Beckham de la caspa, llorosa y entre angustiosos lamentos. Entonces traspasó un límite: el de hacer del cáncer una curiosa telerrealidad y a medida que se aproximaba la muerte adoptar el aire solemne de quien le va a tocar el turno en la pescadería. No es que esté mal. Uno es dueño de aquello que le pertenece y de lo que también le va a pertenecer. Cuando Ana María Ríos enseñó las tetas en Interviú dije que no me parecía mal pero que tampoco me parecía bien. Pero yo no era el director de Interviú, y a lo mejor había resentimiento porque no era yo el que las enseñaba, con todo lo que me estaba gastando en pollo.

Goody se casó por un pastón y vendió su love and death por el bien de sus hijos. El bien de los hijos ha procurado siempre desgracias irreparables. Marchó sin quitarse el cable, siempre enchufada y siempre en directo, y el primer ministro británico dijo que era una «mujer valiente». La muerte suele generar valentías extremas y hasta condecoraciones militares, dependiendo del caso. Tele 5 abrió su telediario con la noticia pero no la dio, aunque debiera, Mercedes Milá. Hasta el rabo todo es toro.

16 comentarios:

J dijo...

No entiendo tanto revuelo, incluído este artículo. Una tipa cualquiera; (ah no, una tipa que vende su vida, ¡que gran novedad!) muere.
¿Y qué?.
-¡Que salía en Gran Hermano!
¿Y qué?.
-Que tenía cancer.
¿Y qué?.
-Que lo hizo por sus hijos.
Ya podía haber dejado a sus hijos tranquilitos, abandonados a su suerte, probablemente ahora acaben siendo convertidos en otro esperpento, otra basura humana como su madre. Carne de horas vacías en el programa de AmaRosa.

Hubiera bastado con un par de lineas en algún periodicucho o programa de cotilleo. "Tipeja guiri deslenguada que salía en un programa de TV muere de cancer"; por rellenar contenidos, por hablar de algo.
Pero no. Tenemos cadaver de guiri sebosa para rato.

Da asco tener que tragar durante una semana en periódicos, informativos, blogs, y todo medio "serio" o no serio que se precie la historia de la tipeja de marras.

Y más asco aún da ver como la gente
se interesa y expresa sus patéticas impresiones frunciendo el ceño, como si hablara de algo importante.

¿Kafkiano?.


Saludos.

conde-duque dijo...

"En la primera edición española un concursante llamado Koldo dijo que tal situación era «kafkiana» y todos lo rodearon en silencio. Al día siguiente la prensa, escandalizada, lo tachó de «intelectual»."
Jajaja... Antológico.

Anónimo dijo...

Supongo que si por esta web aparece un nick como "Manuel Jabois" no te supondrá ningun problema.Incluso te parecerá diver y chachi. Diga lo que diga el Jabois fake , lo verás como muy normal, total, el que se tome la molestia de ver su registro verá que se trata de otro...etc, etc.
Apuesto que no es así. El sistema , como en todas partes, debería prever la NO DUPLICIDAD DE NICKS. De hecho, a mi me han apostillado como mías cosas que no lo eran.
Incluso detrás de un nick, uno tiene su honrilla profesional.
Insisto, DE MIRANDA A MIRANDA, pon alguna otra cifra o nota distintiva, por favor, chata.

J dijo...

Parece ser que nuestro amigo Anónimo tiene un pequeño lio; pero nada que dos docenas de tabletas de Paroxetina no puedan arreglar.

Nota mental: ¿escribirá Pilar Urbano un best seller sobre la guiri cancerosa?.

M. dijo...

Miranda, a ver si ahora me explico mejor: la primera Miranda comenta en este blog desde el año 2006 y está registrada como Miranda desde 2004. Lo que estás pidiendo es tan absurdo como si ella va al blog de De Cora a pedirte que cambies de nombre. Miranda no va a cambiar de nick así se lo pidas tú, se lo pida yo o se lo pida Blogger.

Anónimo dijo...

Para hacer justiccia a M. Creo que en su artículo se limita a hacer un retrato de algo que ha ocurrido y alcanzado notoriedad, con bastante ironía y sentido crítico. Puede ser cutre y sórdido pero es "de lo que se habla" y el artículo de M. mueve más a la reflexión sobre el tema que al aplauso hacia esa pobre mujer.

J dijo...

Anónimo,
Por hacerme justicia a mi:
Mi comentário va a propósito sobre las reflexiones de la gente que reflexiona sobre el tema, no apunta referencias a aplausos y/o abucheos.

Espero que en lo sucesivo llegues algo más allá del sota-caballo-y-rey, condición no suficiente pero necesaria dado tu interés por llamar la atención.


Un saludo cordial.

Anónimo dijo...

Sr. J. sea quien sea no me tutee, ya que no le he dado permiso, ¿o tuteaba a M? Ya sabe, a los que no pasamos de sota, caballo y rey nos cuesta entender a la gente que no habla con claridad, ¿quizás para que no les entiendan? Además, creo que usted tampoco me ha entendido a mí. Y ya puestos, que quiere, yo busco siempre aportaciones en las cosas, no necesariamente positivas o negativaws, pero sí aportaciones, dado que el vacío no conduce a nada, ¿o debería decir que conduce a "nada"?

Anónimo dijo...

J. ¿no le parece que para estar tan asqueado de lo mucho que se escribe sobre "la tipeja de marras" dedica usted demasiado de su tiempo y su talento a hablar sobre el tema?

Le aportaré algo de la sabiduría tosca que comparto con el anterior anónimo (sota, caballo, rey...): "No hay mayor desprecio que no hacer aprecio".

satisgüera dijo...

No acabo de entender que haya tanta hipocresía en torno a esta mujer, si no hubiera tenido cáncer seguiría siendo aquella bocazas que insultó a una actriz india en la versión VIP de esa vergüenza llamada Gran Hermano y montó la de Dios es Cristo. El hecho de que decidiera vender su agonía con la excusa de dejar colocados a sus hijos no la hace mejor persona (en todo caso, madre) y mucho menos interesante o valiente tal y como la definió Gordon Brown, ¡un primer ministro no tiene cosas mejores que hacer que enviar un mensaje a la familia de la otrora bestia negra de la tele-basura!
Por cierto, tampoco entiendo la polémica de los mensajes ulteriores. A veces no es necesario poner "estoy en contra o a favor de tal tema", se sobreentiende perfectamente si el texto está bien escrito, como me parece el caso.

SPQR dijo...

Hombre, M. El tipo había estudiado en Bruselas, hablaba tres idiomas. Intelectual, no sé. Lo que hay que ser es gilipollas, para meterse en Gran Hermano y decir que la situación es kafkiana. Como bañarse en el Amazonas con una herida abierta y quejarse de lo molestas que son las pirañas.

J.G.: su madre adicta al crack, su padre un heroinómano que escondía la pistola en su cuna. Además, fea. A la que me sale la vena moralista, pongo “La Noria” y zapeo con “Callejeros” (el zapping por consejo de M.).

J dijo...

Mirandanónima,
¡No te enfades mujer!. Está claro que lo que sucede es que no te he entendido... lo mismo que te pasa con todos.

Tu sigue jugando a las cartas. Al cinquillo por ejemplo. Y no regales más de tus soporíferos aprecios a este mísero jugador.


Saludos.

Anónimo dijo...

Cuando vea a Mirandanónima le daré su recado: Desde luego es usted un portento en lógica deductiva. Debería ser detective o... periodista, aunque me lo imagino más como celador, o incluso como chapero. A fin de cuentas son profesiones muy relacionadas.
Y por favor, cuando tenga "el periodo" absténgase de escribir.

yaya dijo...

¡Qué suerte, M.! ¡Te ha salido un gran hermano aquí dentro!

J dijo...

De acuerdo Mirandanónima, tomaré las riendas del negocio de tus progenitores.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Los padres de Miarandanónima se dedican a perseguir morosos vestidos de toreros y están hasta el moño del curre. Me han pedido que si está usted dispuesto a "tomar las riendas del negocio" deje aquí su correo y su teléfono.